Qué es la contabilidad y por qué es tan importante para tu PYME

KPMG Impulsa Gestoría online

El propósito de la contabilidad consiste en llevar a cabo un registro de las operaciones económicas de la empresa con la finalidad de obtener los estados financieros que van a servir para conocer la situación económica de empresa, servirán para la toma de decisiones e incluso como fuente de datos para la preparación de algunos impuestos.

La llevanza de la contabilidad es obligatoria para todas las empresas, sin embargo no tienen obligación las personas físicas (autónomos) acogidas al Régimen de Estimación Directa Simplificada o al de Módulos.

Perspectivas de la contabilidad

La contabilidad financiera es el campo de la contabilidad que se encarga de resumir, analizar e informar de las transacciones financieras pertenecientes a un negocio.

Proporciona información financiera sobre la entidad de cara a inversores potenciales, prestamistas y otros acreedores. Por lo tanto, tiene un carácter más externo y siempre con el objetivo de obtener unos estados financieros que muestren la imagen fiel de la empresa.

La contabilidad analítica es una rama de la contabilidad que analiza cómo se distribuyen los costes y los ingresos que genera una empresa. Trata de ver cuál es el coste de cada producto, de cada departamento, de cada cliente…, y ver qué rentabilidad obtiene de cada uno de ellos. Por lo tanto, tiene un carácter más interno, con el propósito de profundizar en la contabilidad financiera para tomar decisiones y evaluar los resultados obtenidos.

Diferencias entre la contabilidad financiera y analítica

El plan general contable

¿Qué es el Plan General de Contabilidad?

Es el texto que recoge normativa legal vigente sobre la contabilidad que rige las empresas y que se divide en:

— Marco conceptual de la contabilidad: conjunto de fundamentos, principios y conceptos básicos (principio de prudencia, empresa en funcionamiento, devengo, uniformidad).

— Normas de registro y valoración: Incluyen criterios y reglas aplicables a distintas transacciones o hechos económicos, así como también a diversos elementos patrimoniales.

— Cuentas anuales: los documentos que las integran y el nivel de detalle dependen del “tamaño” de la empresa: balance, la cuenta de pérdidas y ganancias, el estado de cambios en el patrimonio neto, el estado de flujos de efectivo y la memoria.

— Cuadro de cuentas: consiste en el número de cuenta contable y su descripción (van del 1 al 7, siendo del 1 al 5 cuentas de Balance y 6 y 7 de Cuenta Pérdidas ganancias).

— Definiciones y relaciones contables: recoge el contenido y las características más sobresalientes de las operaciones y hechos económicos que en ellos se representan. 

Cómo llevar tu contabilidad

La manera en la que podemos realizar los registros de contabilidad hoy en día ha cambiado conforme la tecnología y la forma en que se presentan los servicios profesionales ha ido evolucionado.

Si bien puedes llevar la contabilidad de tu negocio tú mismo a través de programas en la nube adaptados para ello, pero si a esto se une la posibilidad de contar con un gestor personal que se encargue de mantener al día la contabilidad y se encargue de cumplir con las obligaciones con la Agencia Tributaria, esto te permite invertir ese tiempo a actividades centradas en el negocio.

Suscríbete y recibe nuestra newsletter