Libros de contabilidad: qué son y por qué son importantes

Miguel Arias Socio Responsable de KPMG Impulsa

Los libros de contabilidad incluyen el balance, la cuenta de pérdidas y ganancias, el estado de modificaciones en el patrimonio neto y finalmente una memoria que amplía detalles sobre los resultados.

Requisitos básicos


Para elaborar un libro contable se debe tener en cuenta la información detallada sobre ingresos, gastos, inversiones y activos como partes del libro de registro; todos los documentos como facturas, nóminas, impuestos y balances.

La gestión tributaria suele ser un tema en sí mismo, no solo en España sino en cualquier país del mundo por los constantes cambios a los que se encuentra sometida para beneficiar en unos momentos a las empresas y en otros a los Estados.

Un libro de contabilidad útil desglosa datos completos, relevantes y comparables relativos al patrimonio, la situación financiera y los resultados de un período de gestión de una empresa individual, separada de cualquier grupo al que pertenezca.

Mientras que los trabajadores autónomos no están obligados a llevar dichos libros contables, las empresas –Sociedades Limitadas, Sociedad Anónima, Sociedad Laboral y Sociedad Cooperativa–, se encuentran ante el reto de cómo llevar la contabilidad para satisfacer tanto sus propias necesidades de previsión financiera como para rendir cuentas al Estado.

En España, donde más del 99 % de las empresas son pequeñas, medianas y micro, la contabilidad para pyme se ha vuelto todo un ámbito de especialización y existen programas de contabilidad específicos porque existe una normativa especial para ellas (Plan General Contable para Pymes, pero también pueden usar el Plan General Contable).

Ambos contienen los llamados Principios Generalmente Aceptados: devengo, uniformidad, prudencia, no compensación, importancia relativa, empresa en funcionamiento-. Pero las ciencias administrativas empresariales y la profesión contable se encuentran en constante evolución tanto en el mundo como en el país en particular.

La normativa específica para las Pymes se dictó en consonancia con la Unión Europea con el propósito de dotarlas de un plan contable completo y específico, pero con criterios simplificados y adaptados a su tamaño.

La regulación contempla adicionalmente un apartado específico para microempresas, definidas como aquellas con al menos dos de los siguientes requisitos en dos ejercicios fiscales consecutivos: hasta 10 empleados, negocios anuales hasta por dos millones de euros y activos hasta un millón de euros.

En este sentido, debemos destacar la importancia que recae en la transparencia reflejada en la gestión contable en el marco de los acuerdos supranacionales como la Unión Europea. La igualdad de requisitos vincula a las empresas a igual carga tributaria y la ausencia de ella puede someterlas, al contrario, a una competencia sin igualdad de condiciones.


Para más información, puede contactar con su gestor de KPMG Impulsa.

Suscríbete y recibe nuestra newsletter

Utilizamos cookies y tecnologías similares, propias y de terceros, para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Entendido