HACE 30 DÍAS 5 MINUTOS

Fases en una estrategia de internacionalización

La internacionalización puede aportar grandes beneficios a las empresas. No obstante, se trata de un proceso complejo que exige, para minimizar los riesgos del mismo, la realización de un análisis previo que permita conocer la capacidad real de la empresa para abordar una estrategia de estas características.

  • 0 valoraciones
  • 0 visualizaciones

Diagnóstico de Internacionalización

La internacionalización, tal y como se describió anteriormente en este blog, puede aportar grandes beneficios a las empresas. No obstante, se trata de un proceso complejo que exige, para minimizar los riesgos del mismo, la realización de un análisis previo que permita conocer la capacidad real de la empresa para abordar una estrategia de estas características.

1) En primer lugar, se debe llevar a cabo un análisis de los factores internos de la empresa que permita evaluar su potencial de internacionalización y la viabilidad de la estrategia. Así, entre otros, en este análisis se deben observar los siguientes factores:

- La capacidad financiera para afrontar la estrategia.

- El potencial impacto de la actividad internacional en los procesos internos de la empresa (producción, logística, operaciones, etc.).

- La competitividad del producto y/o servicio en el mercado internacional. En este sentido, es importante contar con ventajas competitivas que le otorguen un posicionamiento diferenciado.

- La cualificación (idiomas, formación, experiencia internacional, etc.) del personal de la empresa para el desarrollo de la actividad internacional.

- El nivel de internacionalización de clientes y proveedores, que pueden generar un “efecto arrastre” para la empresa.

Este estudio permitirá determinar los factores que suponen una debilidad, y por tanto pueden dificultar el proceso de internacionalización, y cuáles de ellos suponen una fortaleza para competir en el mercado internacional.

2) La empresa desarrolla su actividad en un sector y un entorno dinámico que le influyen y que pueden condicionar su evolución internacional. Por este motivo, en segundo lugar, el análisis debe centrarse en estos factores externos. Las variables que se deben tener en cuenta para realizar este análisis son:

- Entorno genérico o global: afecta a todas las empresas de un área geográfica determinada. Por ejemplo, la debilidad del euro frente a otras divisas impacta positivamente en las exportaciones de empresas españolas al abaratarlas.

- Entorno específico o sectorial: aquellos factores que impactan exclusivamente o con mayor incidencia en la actividad de las empresas de un determinado sector. Por ejemplo, el impacto del precio global de las commodities agrícolas en las empresas del sector agroalimentario

En este análisis se debe identificar aquellos factores que son estructurales y que, por tanto, van a suponer de manera permanente una oportunidad o una amenaza y, por el contrario, cuáles de ellos son coyunturales por lo que deben influir únicamente en las decisiones a corto plazo. Una vez realizado el análisis la empresa estará en condiciones de determinar si tiene capacidad para llevar a cabo su proceso de internacionalización y cuáles son los riesgos a los que deberá hacer frente en caso de llevarlo a cabo.

Tags:
Compartir en: