13/02/2017 5 MINUTOS

Tributación de las cantidades percibidas por la devolución de la cláusula suelo

La cuestión objeto de comentario se centra en las cantidades devueltas por bancos y otras entidades de crédito a miles de clientes (“consumidores”) personas físicas, por la aplicación indebida en el pasado de las cláusulas suelo en sus préstamos o créditos con hipoteca, donde por dicha cláusula, no se han podido beneficiar de la bajada de los tipos de interés, al operar un “suelo” que obligó a pagar determinados intereses mínimos. 


  • 0 valoraciones
  • 0 visualizaciones

La norma* que regula las medidas urgentes de protección de consumidores en materia de cláusulas suelo incluye la regulación fiscal aplicable, estableciendo expresamente que las entidades de crédito informarán a sus clientes de que las devoluciones acordadas pueden generar obligaciones tributarias y, asimismo, comunicarán a la AEAT la información relativa a las mismas.

La norma establece que la devolución al contribuyente, en efectivo o a través de otras medidas de compensación, de las cantidades pagadas de más por aplicación de la cláusula suelo junto con sus correspondientes intereses indemnizatorios, no se integrará en la base imponible del IRPF y, por tanto, no constituye renta sujeta a este impuesto. Es decir, no hay que declararla.

Ahora bien, contrapunto de este criterio favorable a los intereses tributarios del consumidor, la declaración de la renta de dichos contribuyentes podrá verse afectada si las cantidades devueltas se hubieran incluido en su momento en la base de la deducción por inversión en vivienda habitual o se hubieran considerado gasto deducible.  

- Cantidades devueltas que formaron parte de la base de la deducción por inversión en vivienda habitual, estatal o autonómica

Es el caso de los intereses de préstamos o créditos para la adquisición o rehabilitación de vivienda habitual. El contribuyente perjudicará el derecho a practicar la deducción en relación con las mismas, resultando por ello obligado a regularizar su situación tributaria. A estos efectos, deberá incluir en la declaración del IRPF del año en que se hubiera celebrado el acuerdo con la entidad financiera, o ejecutado el laudo o sentencia, las cantidades indebidamente deducidas en todos los ejercicios no prescritos. Lo cual, evita tener que realizar declaraciones complementarias. Por otra parte, se prevé expresamente que a las cantidades que, en virtud de un acuerdo, se destinen directamente por parte de la entidad financiera a minorar el principal del préstamo, no les resultará de aplicación lo previsto respecto a la obligación de regularizar su situación tributaria. Lo cual supone un incentivo fiscal que puede favorecer este tipo de acuerdos frente a los de pago en efectivo 

 Cantidades devueltas que fueron consideradas gastos deducibles por el reclamante en alguna de las declaraciones correspondientes a ejercicios no prescritos (p.e. por afectarse a inmuebles en arrendamiento)

En este caso, perderán tal consideración, debiendo practicarse autoliquidaciones complementarias correspondientes a tales ejercicios, en el plazo comprendido entre la fecha del acuerdo con la entidad de crédito (o ejecución del laudo o sentencia) y la finalización del siguiente plazo de presentación de la declaración del IRPF.

La presentación de estas declaraciones complementarias no conlleva la imposición de sanción, recargos, ni intereses de demora. 

- Cantidades pagadas por el contribuyente (objeto de devolución) en períodos en los que no hubiera finalizado el plazo de declaración del IRPF, y devueltas antes de dicho término 

Pensemos en cantidades que se hubieran pagado en el ejercicio 2016 y que tras su reclamación, se obtuviese acuerdo, laudo o sentencia ejecutados antes del 30 de junio de 2017 (último día para presentar en periodo voluntario la declaración del IRPF correspondiente a 2016). Pues bien, en estos casos tales cantidades no formarían parte de la base de deducción por inversión en vivienda habitual de 2016, ni de deducciones autonómicas, ni tendrían la consideración de gasto deducible. Con esta medida se evita que el contribuyente tenga que regularizar su situación tributaria según lo comentado en los dos apartados anteriores, autoliquidando correctamente su impuesto. 


* Real Decreto-ley 1/2017 de medidas urgentes de protección de consumidores en materia de cláusulas suelo

Tags:
Compartir en: