13/02/2017 5 MINUTOS

Tipos de impuestos

Los impuestos son una de las principales fuentes de financiación del Sistema Tributario español. El Estado y las Administraciones Públicas deben obtener ingresos para financiar las necesidades públicas que dan servicio a los ciudadanos.

  • 0 valoraciones
  • 0 visualizaciones

Entre las diferentes formas de ingresos destacan, por un lado, los tributos, que son prestaciones monetarias obligatorias que deben pagar los ciudadanos. Estos tributos se clasifican a su vez en tasas, contribuciones especiales e impuestos. Los primeros son pagados por los ciudadanos al realizar diferentes gestiones administrativas que, aunque les beneficien, son obligatorias ( como el DNI, el pasaporte…).

Por su parte, las contribuciones especiales se pagan cuando determinadas actuaciones públicas generan una satisfacción colectiva y producen beneficios sobre un individuo particular.

Por último hablamos de los impuestos, ya que son uno de los tributos más importantes para los ingresos del Estado. A través de los impuestos el Estado y las diferentes Administraciones Públicas y entes administrativos son capaces de ofrecer servicios públicos. Por ello, algunos son de obligatorio cumplimiento y no existe contraprestación por el pago de los mismos, ya que se fundamenta en la necesidad de dotar económicamente al Estado para que éste sea capaz de ofrecer prestaciones públicas a los ciudadanos.

Dentro de los impuestos es importante mencionar el concepto del hecho imponible, que es el bien, servicio o actividad que obliga a los ciudadanos al pago del impuesto según las normativas vigentes.

Clasificación de los impuestos del Sistema Tributario Español

Aunque hay diferentes formas de clasificar los tipos de impuestos, la más conocida y la que nosotros trataremos de desarrollar a continuación es la que distingue entre los impuestos directos y los impuestos indirectos.

Los impuestos directos o impuestos de fiscalidad directa son aquellos que se aplican sobre la renta o el patrimonio y se aplican de forma inmediata sobre la capacidad económica. Son los siguientes:

  • El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, más conocido como IRPF, es el impuesto que grava los ingresos que derivan de la renta de las personas, es decir, su capacidad económica.
  • El Impuesto sobre Sociedades (IS) recae sobre el beneficio que obtienen las empresas o sociedades en base a su actividad.
  • El Impuesto sobre el Patrimonio se aplica de forma individual, es decir, sobre el patrimonio personal de las personas físicas, no sobre sus ingresos.
  • Impuesto sobre la Renta de No Residentes, es el impuesto que deben pagar por sus ingresos las personas que no viven en España.
  • El Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones debe pagarse cuando los ciudadanos reciben dinero u otros bienes de forma gratuita, sin que sea una contraprestación laboral u otro servicio realizado.

En el otro lado de la clasificación se encuentran los impuestos indirectos que, por el contrario, no se aplican sobre la capacidad económica del individuo sino que gravan el consumo de bienes o servicios. Algunos de los principales impuestos indirectos son los siguientes:

  • El Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA). Este impuesto se encarga de gravar la transacción de bienes y servicios entre entidades y personas. • El Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITPAJD). Se aplica a las transmisiones de bienes y derechos, a determinadas operaciones que realizan las empresas y a actividades que requieren una documentación oficial (como notarías o escrituras de una casa). Se trata de un impuesto cedido a las Comunidades Autónomas.
  • Los Impuestos Especiales. Se aplican sobre determinados bienes, por lo que solo los deben pagar las personas que los consumen o los compran: bebidas alcohólicas, hidrocarburos, tabaco, matriculación de vehículos y medios de transporte…

Impuestos y fiscalidad de pymes y autónomos

A continuación podrás encontrar una pequeña guía que te ayudará a identificar cuáles son los impuestos obligatorios para autónomos y PYMES, así como información sobre la fiscalidad que aplica a estos individuos.

Pymes

Las pymes deben presentar la declaración de tres tipos de impuestos:

  • Impuesto de Sociedades que grava las rentas de las sociedades y demás entidades jurídicas.
  • Impuesto de la Renta sobre las Personas Físicas (IRPF)
  • Presentación del IVA, también de forma trimestral en los meses de abril, junio octubre y enero, y anualmente en enero.

Autónomos

Como sabes, antes de hacerte autónomo deberás inscribirte en la Agencia Tributaria para solicitar el alta en el censo de empresarios mediante el modelo 037 gracias al que conseguirás tu número de identificación fiscal.

Asimismo, aquellas personas jurídicas o entidades que deben figurar en el Censo de Tributarios Obligados habrán de completar el modelo 036 (este censo está formado por aquellas personas físicas y jurídicas, comunidades de bienes y demás entidades que, carentes de personalidad jurídica, sí constituyan una unidad económica o un patrimonio separado susceptible de imposición).

Cuando declares tu actividad deberás seleccionar uno de los epígrafes del IAE o Impuesto de Actividades Económicas (enlazar con el anterior artículo del IAE).  

Los autónomos deberán pagar el IRPF o Impuesto sobre la Rente de las Personas Físicas y el Impuesto sobre el Valor Añadido o IVA, de forma trimestral y anual. En caso de que como autónomo se ejerza una actividad con una sociedad mercantil se deberá tributar por el impuesto de sociedades en lugar de hacerlo por el IRPF.  

Tags:
Compartir en: