13/02/2017 5 MINUTOS

¿Sabes que se ha simplificado la contabilidad para las Pymes?

A finales del pasado año, se ha modificado el Plan General de Contabilidad de Pequeñas y Medianas Empresas y esto va a afectar a los ejercicios que se inicien a partir del 1 de enero del 2016. 

  • 0 valoraciones
  • 0 visualizaciones

Por un lado, esta modificación supone una serie de cambios en la contabilización de los activos intangibles y los fondos de comercio, entendiendo por activos intangibles aquellos activos que no son materiales, esto es que no se ven, y por fondo de comercio como el valor inmaterial de una empresa, tales como, la clientela, la organización, el prestigio, etc. Básicamente, los cambios vienen por la nueva obligación de amortizar contablemente estos activos.

La simplificación de las obligaciones contables de las pequeñas empresas se traduce en lo siguiente:

  • Se han ampliado los casos de las pymes que pueden utilizar los modelos de cuentas abreviadas, que pasan a ser:
  • Total activo: de 2,85 a 4 millones de euros.
  • Importe neto de cifra de negocios: de 5,7 a 8 millones de euros.


  • Ya no es obligatorio incluir en las cuentas anuales (abreviada y PGC-Pymes) el estado de cambios en el patrimonio neto, que pasa a ser voluntario (como ya lo es el estado de flujos de efectivo).
  • Se ha modificado el modelo normal de memoria, para adaptarlo al nuevo tratamiento de intangibles y fondos de comercio, y en materia de remuneraciones, compromisos por pensiones, anticipos y créditos concedidos, con relación a administradores personas jurídicas. También se incrementa la información a aportar respecto a primas de seguros de responsabilidad civil de administradores, situaciones de conflicto de interés de éstos, contratos con socios y administradores y revelación de la plantilla de empleados con discapacidades.
  • Se sustituye el actual modelo de memoria (abreviada y PGC-Pymes) por otro modelo más sencillo. En especial destaca la simplificación de la información de la Situación Fiscal, que se reducirá a: (i) el gasto por impuesto sobre beneficios corriente; (ii) cualquier información cuya publicación sea exigida por la normativa tributaria. Con esto, ya no es obligatoria la mención a las diferencias temporarias, detalle de bases imponibles negativas e incentivos fiscales aplicados, o información sobre provisiones y contingencias fiscales, que complicaba mucho esta mención en las memorias.
Tags:
Compartir en: