13/02/2017 2 MINUTOS

Beneficios potenciales de la internacionalización

España sólo representa un 1% de la población mundial. Visto de otro modo, en un contexto globalizado, ceñirse al mercado doméstico supone para las empresas españolas “ignorar” un 99% del mercado global potencial.

  • 0 valoraciones
  • 0 visualizaciones

No es de extrañar, por tanto, que en la actualidad haya ya cerca de 150.000 empresas exportadoras en España*  y 5.000 filiales de empresas españolas en el exterior** . 

La internacionalización, en cualquiera de sus modalidades, puede suponer significativos beneficios para las empresas. Resumimos a continuación algunos de los más destacados: 

- Crecimiento: La internacionalización permite acceder a un mercado mucho más amplio y, con ello, ampliar considerablemente el abanico de oportunidades que tiene la empresa para incrementar su facturación y su plantilla y, con ello, evolucionar de PYME a Gran Empresa.

- Diversificar el riesgo: Operar en un único mercado condiciona los resultados de la empresa a la coyuntura de ese país. En contraposición, tener una actividad diversificada geográficamente permite contrarrestar coyunturas negativas en algunos mercados con la actividad en otros con coyunturas favorables. La máxima de “no poner todos los huevos en la misma cesta” es uno de los principales mantras de la internacionalización. 

- Aprovechamiento de las economías de escala. La internacionalización, si se acomete de forma adecuada, implica incrementar el volumen de ventas de la empresa. Esto suele redundar en una reducción de los costes unitarios de fabricación y una optimización de la capacidad productiva.

- Alargar el ciclo de vida del producto. Cada mercado tiene características específicas: distintos grados de madurez, de competencia, diferencias tecnológicas o regulatorias, etc. De este modo, si el producto ha alcanzado la madurez en el mercado de origen, el acceso a un mercado exterior en el que el producto esté en fase de introducción o crecimiento puede permitir a la empresa alargar la vida de ese producto.

- Afianzar la marca. La presencia internacional de las empresas puede suponer un impulso para su imagen de marca y, con ello, incrementar el valor de la propia compañía.

- Impacto financiero positivo. En términos generales, las empresas con una actividad internacional sólida muestran una mejor rentabilidad, menor endeudamiento y mejor acceso a la financiación

- Impacto positivo en el empleo. Las empresas internacionalizadas cuentan, en muchos casos, con un empleo de más calidad (con una menor temporalidad y mayor cualificación) respecto a aquellas con escasa o nula actividad internacional. 

- Impulso de la competitividad. Internacionalización y competitividad son dos conceptos interrelacionados: la competitividad es una condición necesaria para la internacionalización y, a su vez, la internacionalización es un factor clave de competitividad (toda empresa globalizada de forma sostenible es por definición competitiva, tanto nacional como internacionalmente). 


Eso sí, hay que tener en cuenta que la internacionalización es un proceso complejo, no exento de riesgos, que implica significativos retos que la empresa debe conocer y afrontar de forma planificada y estratégica. Estate atento a nuestros próximos análisis sobre internacionalización.

_______________________________

*Fuente: Secretaría de Estado de Comercio.

**Fuente: INE

Tags:
Compartir en: